Autoridades chinas obligan a personas del Tíbet a ingresar en “campos de trabajo”

0
70
Autoridades chinas obligan a personas del Tíbet a ingresar en

China obliga a las personas en el Tíbet a ingresar a campos de entrenamientos militar “similares a campos de trabajo”; según un informe de la Fundación Jamestown. Un instituto de investigación que se enfoca en países de Asia, y de Europa Oriental.

El informe de la fundación está basado en las noticias de varios medios estatales; documentos de políticas e imágenes satelitales. La empresa de información Reuters también corroboró en la investigación. El reporte también compara la situación en el Tíbet con lo que pasó con la etnia uigur, en la región de Xinjiang.

El antropólogo alemán Adrian Zenz publicó sus hallazgos para la Fundación Jamestown. También, el gobierno Chino asegura que el programa piloto (de sus campos militares), en Xinjiang, es parte de su esfuerzo por “erradicar la pobreza”.

El presidente Xi Jinping había fijado para fines de 2020 erradicar la pobreza extrema en su país. Su plan ha dado frutos, con un descenso considerable de los niveles en 40 años. Sin embargo, la Fundación Jamestown asevera que las autoridades chinas están presionando a las poblaciones en estas condiciones; muchas veces, forzando a las personas en el Tíbet, muchas veces reacias, a los cambios.

Las reformas chinas en el Tíbet

El Tíbet, una zona remota, de religión budista, en su mayoría. Controlada como una región autónoma de China. Los tibetanos acusan a las autoridades de Beijing de intentar “suprimir la libertad cultural y religiosa”.

Por otro lado, Xi Jinping dice que su gobierno solo intenta “promover el progreso y el desarrollo” en el Tíbet. La Fundación Jamestown, a pesar de esto, reitera que la escala del programa es mucho mayor de lo que se pensaba. Según los planes, China quiere “desarrollar la disciplina laboral, el idioma chino y la ética laboral“.

“Los tibetanos son internados en campos de trabajo y centros de formación con supuestos fines educativos”. Denuncia Lobsang Sangay, dirigente de la Administración Central del Tíbet; que también se le conoce como el gobierno en el exilio de la región.

Según Adrian Zenz, dice que 500.000 personas del Tíbet y la región de Xinjiang ingresaron a campos “militares”; en su mayoría agricultores y campesinos, en los primeros siete meses de 2020. Además, asegura que las autoridades chinas establecieron “cuotas para el traslado masivo de esos trabajadores” dentro del Tíbet y a otras partes de China.

Además, la mayoría de los trabajadores tibetanos terminan en trabajos mal remunerados; en áreas tales como fábricas de textiles, construcción y la agricultura, según agrega el estudio sobre estos programas  “capacitación”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.