Época de oro en Caracas, Venezuela

0
177
Chacaito en la época de los 70, Caracas.

¡Eso si ta barato!, ¡dame dos!, son las frases que se transformaron para los venezolanos en emblema; que hoy parece ficción en el país de la escasez. Así mismo, eran los tiempos de la “época de oro”, donde gracias a las inversiones de petrodólares; la clase media se hizo habitué de Miami y la tasa de desempleo llegó a ser sólo del 4%.

Aunado a esto, fue una época ficticia, que empezó a principios de los años 70; y explotó en el “viernes negro”, aquel 18 de febrero de 1983, cuando el bolívar sufrió una devaluación frente al dólar; el cual llegó a situarse en 4,30 bolívares. En este tiempo, “la bendita ciudad de Venezuela” Caracas;  tenía los mejores restaurantes de la región; y los venezolanos se convirtieron en los mayores consumidores de Whisky  escocés del mundo.

Fueron años en los que el país recibió millones de inmigrantes; además, miles de venezolanos de la clase media, tuvieron la oportunidad de tener una casa propia. “Éramos felices y no lo sabíamos”; es la frase con la que los habitantes de Venezuela resumimos aquellos años.

Economía: Petrodólares

“Una isla en medio del caos latinoamerico”, así define el argentino Benjamín Triepier; a la Venezuela de ese entonces. Triepier tuvó la oportunidad de viajar a Venezuela por cuestiones laborales a los 26 años.

“Cuando llegué a Caracas, en 1978, hacía 20 años que tenían el mismo tipo de cambio y el dólar lo conseguías muy fácil, pero lo que más me sorprendió era lo bien que se vivía”; cuenta Triepier a La Nación.

“La economía y la política simplemente no eran un tema. La gente no hablaba de eso. Yo venía de un país con inflación, en donde hasta un chico de seis años sabía quién era el ministro de Economía”, agregó el argentino, que actualmente es consultor empresarial.

En la época del 4,30 la clase media venezolana, vivía en una realidad “hermosa”.El mal gasto de dinero era visto como una necesidad. Incluso, los venezolanos éramos recibidos de una manera cordial; en cualquier país. Todo el mundo sabía que teníamos dinero y ganas de gastarlo.

Sin embargo, cualquier motivo en esa época era bueno para tomar un avión; viajaban a Miami a comprar ropa o simplemente se iban de vacaciones. En las calles de Caracas era común ver en las aceras muebles abandonados; tales como neveras, televisores, cocinas, lavadoras, pulidoras o juegos de dormitorios.

Vale citar, que se cambiaba de carro cada dos o tres años. Así vivía mucha gente en los años 70, hace 50 años. No obstante, a los venezolanos de la actualidad nos parece un cuento del Lejano Oriente.

Epoca
Fuente: El Universal.

El primer mundo de la época

El primer pago del economista venezolano Alexander Guerrero como profesor; de la Universidad Metropolitana de Caracas habría sido de unos 1700 dólares, en el año 1978.“Con ese primer cheque me compré un auto y pude alquilar un departamento”, dijo a La Nación, Guerrero; que desde hace dos años vive en Estados Unidos.

Miro Popic, un periodista chileno que llegó a Caracas en 1975 como exiliado político; cuenta una historia similar. “Con tres meses de sueldo me compré un auto. Ahora ni trabajando diez años puedes hacer eso”, dice Popic. Es más, según un estudio de la Cepal, en 1977 el PIB promedio en América Latina era de 866 dólares; mientras que el de Venezuela, era de 1409.

Popic manifestó que llegar a Caracas fue aterrizar en el “primer mundo”. Recuerda una ciudad con “grandes autopistas, edificios por todas partes” con “las góndolas de los supermercados llenos de mercadería importada”. El periodista indica que en aquellos años la ciudad “tenía más restaurantes franceses que Nueva York”.

El centro comercial Chacaito, donde estaba Le Drugstore, en 1976. Crédito: La Nación.

Por su parte, era la época en la que los caraqueños de clase media y alta se reunían en Le Drugstore;  en el centro comercial Chacaito. En este se conseguían discos importados, joyas de valor, libros y se podían comer perros calientes de un metro de largo.

Caracas: ciudad segura

Según Triepier y Popic, Caracas es hoy una ciudad apagada; recuerdan con nostalgia cuando era normal caminar por las calles a altas horas de la noche. “Hoy, en La Mercedes (una zona famosa por sus discotecas y bares), la gente se va a las 4 de la tarde por los robos”, dice Triepier.

Popic señala que para este entonces salía a las 10 de la noche con su mujer, a comer en Sabana Grande. Pero en los últimos años la localidad fue tomada por los conocidos “motorizados”; un grupo de hombres en moto que tienen reputación de problemáticos.

época
El Boulevard de Sabana Grande, en 1976. Crédito: La Nación.

En los años 70 no se veían rejas en los barrios residenciales de Caracas. Sin embargo, una encuesta publicada en junio del 2018 por Gallup, apenas el 17% de los venezolanos dicen sentirse seguros cuando caminan por las calles.

“Era una Venezuela totalmente distinta. A mediados de los 70 y principios de los 80 el índice de pobreza era menos del 20% y hoy es casi absoluta: 87%”, dice Guerrero. Las cifras son de la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi) dada a conocer en febrero del 2018.

País que atraía a los inmigrantes

Los venezolanos vieron transcurrir los años 70 con viajes a Orlando para comprar ropa y zapatos. Así mismo, el boom petrolero sumergió al país en las aguas del consumo; ya que llegaron miles de inmigrantes, especialmente de Colombia, Uruguay, Perú y Argentina.

Los venezolanos tenían un ambiente de confianza y pensaban que faltaba poco para el desarrollo definitivo. Por lo tanto, Caracas adquirió su identidad como “Urbe Moderna”, estaba sobrepoblada y confusa.

Incluso, imaginaban que Caracas no tendría que envidiarle nada a Nueva York; mientras que Mérida sería más complaciente que Madrid. De igual forma, las becas del Gran Mariscal de Ayacucho, eran importantes; ya que financiaban todas las carreras de jóvenes venezolanos en el exterior, para que luego volvieran a trabajar en su país.

La gran caída

El presidente Luis Herrera Campins recibió un país endeudado en el año 1979. Pero a pesar de las circunstancias, y de que los precios del petróleo comenzaron a decaer; el gasto social continuó en el país. Más bien, a eso se le sumó la crisis de la deuda en América Latina.

Campins anunció el 18 de febrero de 1983, medidas para afrontar la crisis; tales como el control de cambio y la restricción a la salida de divisas. Como resultado, se dio una fuerte devaluación del bolívar durante el famoso “viernes negro”.

“Llegamos a tener un mega Estado. Tendríamos que haberlo achicado, diversificado la producción y haberle dado más peso al sector privado de la economía. Y cuando empezaron los signos en 1983, deberíamos haber hecho reformas para no llegar en 1989 a la mega crisis que dio paso al chavismo”, manifiesta el economista Asdrúbal Oliveros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.