Insultos, acusaciones e interrupciones en un caótico debate

0
71

Insultos, acusaciones e interrupciones fue el tono que se manejó en el caótico  debate público entre el Presidente Donald Trump y el ex Vicepresidente Joe Biden.

Fue el primero de tres debates programados, y aunque se preveía que Trump iba a ser irreverente y agresivo, fue provocador más allá de las predicciones; luego de un momento Biden contraatacó dejando un espectáculo televisivo muy poco provechoso para saber los argumentos que defienden cada uno de los candidatos.

El debate comenzó con un candidato republicano enfático e incisivo, que interrumpió constantemente al democrata Biden. Por su parte el ex Vicepresidente lució sumiso y trataba de no perder compostura ante los frenéticos ataques de su contendiente.

Chris Wallace fue el moderador, un periodista con una amplia trayectoria y que labora en Fox News, la cadena de noticias favorita de Trump; trató de llevar el orden de la velada pero se vió olbigado a llamarle la atención en varias ocasiones a Trump y luego a Biden por sus mutuas interrupciones.

Las preguntas más álgidas dirigidas a ambos candidatos no fueron respondidas, y claramente se vió al moderador ser más inquisidor con el presidente para tratar de que éste respondiera. El público votante perdió una oportunidad para despejar dudas acerca de las ideas de cada uno de los representantes de ambos partidos.

Según analistas, ha sido el peor debate en la historia de las elecciones de los Estados Unidos, por el irrespeto mutuo y la falta de claridad en la exposición de las ideas y de las razones por las cuales deberían de votar por ellos.

Falta de argumentos

Trump evitó condenar a los grupos de milicias supremacistas blancas y los llamó chicos orgullosos, cuando Wallace pidió que condenara la violencia en las protestas raciales. Por otro lado Biden tampoco condenó directamente a Antifa o Black Life Matters cuando se le hizo una pregunta relacionada al tema; sin embargo, condenó la violencia de ambos bandos.

En cuanto al tema del Covid-19 hubo tanto ruido entre ambos que no fue posible entender a ciencia cierta que era lo que argumentaban. Trump decía que cerró la economía para proteger a las personas, mientras Biden dijo que la hubiera dejado abierta con medidas y planes; pero en algún momento de la confusa discusión, Trump aseguraba que él abre la economía para evitar la debacle económica mientras acusa a Biden de cerrarla irresponsablemente.

Trump siguió insistiendo en declarar fraudulenta la votación por correo, creando una crisis institucional sin precedentes, en donde uno de los candidatos afirma no creer en el sistema electoral de los Estados Unidos; un sistema que históricamente se ha comprobado como confiable y seguro para la democracia más  estable y antigua del mundo.

En cuanto al tema de la falta de pago en sus impuestos federales en los últimos 15 años, Trump alegó haber pagado millones de dólares y le dió el epiteto de notica falsa al reportaje de The New York Times. Sin embargo, a pesar que añadió que iba a mostrar su declaración de impuestos, es la misma promesa de hace cinco años cuando era apenas candidato presidencial frente a la demócrata Hillary Clinton; aún no lo ha hecho.

Insultos personales y falsedades

Trump atacó en el plano personal a Biden al tildar de fracasado al hijo de éste por haber sido adicto a las drogas; un ataque que demostró una bajeza nunca vista en este tipo de eventos; a lo cual Biden se defendió diciendo que su hijo volvió de la guerra como un héroe y tuvo problemas como cualquier otro, pero que ya superó. Biden por su parte aseguró falsamente que la economía estaba arruinada por la mala gestión del presidente, siendo mezquino y omitiendo los efectos de la pandemia del coronavirus.

En otros momentos del debate, el demócrata obstinado de las interrupciones del republicano lo mandó a callar de manera grosera; otro momento deplorable fue cuando Biden llamó cachorro de Putin al presidente, sin dar argumentos válidos para tal señalamiento. En otro momento Biden aseguró que Trump era el peor presidente de la historia.

Con un mal gusto que deja este primer debate, se espera que se hagan dos debates más; sin embargo, los analistas políticos no creen que este primer debate cambie las tendencias de las encuestas; sobre todo en los votantes indecisos, así como en los estados claves para la victoria electoral de cualquiera de los dos candidatos.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.