Juez federal desestima demanda de fraude en elecciones en Pennsylvania

0
19

(Con información de Reuters). El presidente Donald Trump enfrentó un nuevo revés el sábado en su intento desesperado por revocar las elecciones estadounidenses; cuando un juez federal desestimó una demanda presentada por su campaña que buscaba eliminar millones de votos por correo en Pennsylvania.

El juez del Tribunal de Distrito de Estados Unidos, Matthew Brann, dictaminó que la campaña de Trump no había logrado demostrar que hubo un fraude electoral generalizado en las elecciones del 3 de noviembre, que Trump perdió ante el demócrata Joe Biden.

“Este Tribunal ha sido presentado con argumentos legales tensos sin mérito y acusaciones especulativas”…
…”(este tribunal) no tiene autoridad para quitarle el derecho al voto ni a una sola persona, y mucho menos a millones de ciudadanos”.

La demanda, encabezada por el abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, buscaba evitar que los funcionarios certificaran la victoria de Biden en el estado; argumentando que algunos condados permitieron erróneamente a los votantes enmendar en sus boletas electorales por correo.

Giuliani no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Sin pruebas aún

“Les he estado diciendo a todos los que me escucharán: estas demandas no tienen fundamento”.

Dijo el fiscal general de Pennsylvania, Josh Shapiro, en Twitter luego del fallo.

La demanda es una de las docenas presentadas por Trump y sus aliados republicanos después de las elecciones.

También buscan invalidar o cambiar los resultados a través de recuentos y presión directa sobre los legisladores en varios estados.

La campaña no ha proporcionado pruebas de sus afirmaciones de fraude electoral generalizado y coordinado.

Michigan

En Michigan, los republicanos pidieron el sábado a las autoridades estatales que esperaran para certificar la victoria de Biden durante 14 días para permitir una auditoría de las boletas en el condado de Wayne, que incluye la ciudad de Detroit; de mayoría negra.

La carta citaba acusaciones de “irregularidades” que no han sido fundamentadas. Biden ganó 154.000 votos más que Trump en Michigan.

Ese esfuerzo se enfrenta a grandes obstáculos. Un portavoz de la máxima autoridad electoral de Michigan dijo que la ley estatal no permite auditorías antes de que se certifique la votación, que se realizará el lunes.

Se ha descubierto que las acusaciones de fraude generalizado son infundadas, dijo el portavoz.

Dos importantes legisladores republicanos de Michigan que llegaron a Washington a instancias de Trump; dijeron después de reunirse el viernes que no tenían información que pudiera cambiar el resultado de las elecciones en el estado.

Wisconsin

En Wisconsin, un funcionario dijo que los observadores mal entrenados de la campaña de Trump estaban desacelerando un recuento parcial al desafiar cada boleta y plantear otras objeciones.

“Los observadores son disruptivos. Están haciendo una pregunta tras otra, diciéndoles a los tabuladores que se detengan, detengan lo que están haciendo y eso está fuera de lugar, eso no es aceptable “.

Así dijo a los periodistas el secretario del condado de Milwaukee, George Christianson.

Georgia

Un recuento manual y una auditoría en Georgia confirmaron a Biden el viernes como el ganador en el estado sureño, el primer candidato presidencial demócrata en ganar Georgia en casi tres décadas.

La campaña de Trump ahora tiene dos días hábiles para solicitar un recuento en Georgia. El equipo legal de Trump también ha dicho que planea una demanda en el estado, pero no ha proporcionado detalles.

Consecuencias nefastas de la actitud de Trump

Las acusaciones de Trump han seguido enardeciendo su base republicana de núcleo duro.

Cientos de simpatizantes se reunieron el sábado en la Cámara de Representantes de Atlanta, con un video publicado en línea que muestra a los oradores denunciando a los medios de comunicación por llamar a Biden el ganador de las elecciones, así como a los líderes republicanos estatales por certificar los resultados.

Se desplegaron policías con equipo antidisturbios para separarlos de los contramanifestantes que se reunieron cerca.

La Administración de Servicios Generales, dirigida por una persona designada por Trump, no ha reconocido la victoria de Biden, lo que impide que su equipo tenga acceso al espacio de oficinas del gobierno y a los fondos que normalmente se brindan a una administración entrante antes del Día de la Inauguración el 20 de enero.

Los críticos dicen que la demora y la negativa de Trump a ceder tienen serias implicaciones para la seguridad nacional y la lucha contra el coronavirus, que ha matado a casi 255.000 estadounidenses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.