La IMASC nueva invención para personal de salud

0
69
La IMASC

Durante esta pandemia, que afecta a todos los países del mundo; el personal de salud es el que se encuentra en mayor riesgo de contagio. La IMASC (‘Injection Molded Autoclavable, Scalable, Conformable’), es una nueva invención para abaratar los costos con respecto a la utilización de mascarillas.

Para disminuir el porcentaje de transmisión en el personal de salud, este debe utilizar, de manera ideal una mascarilla N95 por cada paciente que es atendido durante su turno, es decir si atendió a 20 pacientes debe usar 20 mascarillas.

Ahora bien; desafortunadamente la escasez de materiales descartables; llevó a médicos, enfermeras, personal de limpieza y a todos los empleados que se encuentre en contacto, con pacientes contaminados, a usar los cubrebocas por períodos mucho más largos.

La IMASC una opción para los hospitales

Por consiguiente algunos hospitales eligieron la opción, de esterilizar los cubrebocas con peróxido de hidrógeno, (agua oxigenada vaporizada a bajas temperaturas), este procedimiento tiene la desventaja, de necesitar un equipo especializado y solo se puede hacer en 20 ocasiones, en algunos casos se puede efectuar una sola vez.

Tras esta situación; y tomando en cuenta todos los aspectos a mejorar, un equipo de investigadores, del instituto tecnológico de Massachusetts (MIT), y el Hospital Brigham and Woman (BWH); se dieron a la tarea de diseñar un cubrebocas que pudiera ser usado y esterilizado muchas veces.

En primer lugar, para fabricar una mascarilla reusable; el principal componente es el caucho de silicona; que es un material durable, resistente y que soporta altas temperaturas; así mismo, puede fabricarse mediante un molde por inyección, un método con amplia popularidad, y usado en fábricas de todo el mundo.

Una mascarilla confiable

Por su parte; la mascarilla recibe el nombre de IMASC y, tiene la posibilidad de usar uno o dos filtros N95, pero la gran ventaja es, que requiere mucho menos material que una máscara N95 tradicional que filtran ese porcentaje específico de partículas en el ambiente.

Es importante resaltar que para evaluar su durabilidad, se probaron varios métodos de esterilización;  comprobando de esta manera  que soporta hasta 300 ºC de calor;  por lo tanto no se daña después de ser sometida a altas temperaturas.

Pruebas importantes

Posteriormente, se realizó una prueba de ajuste estándar; la cual exige la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) en los cubrebocas N95. Para evaluar la comodidad y el ajuste de las mascarillas; se reclutaron a unos 20 trabajadores de la salud aproximadamente

Para la prueba, se coloca el cubrebocas y se realiza una serie de movimientos para verificar si el mismo permanece en su lugar; el resultado de esta prueba  fue que el 60% dijo estar dispuesto a utilizar el sistema IMASC en lugar de una máscara quirúrgica;  mientras que el 20% no tenía preferencia. Un porcentaje que se redujo al 25% en la preferencia del IMASC por encima de las máscaras N95.

Una buena opción ante la escasez

Ante la escasez de insumos médicos en el sector salud por la pandemia de Covid-19; los cubrebocas de silicón reutilizable tienen la misma eficacia que una mascarillas N95, desarrollados por el MIT/BAW;  y generan una  oportunidad para mantener a salvo al personal de salud;  al igual que se disminuyen los gastos, pudiendo utilizar esos recursos para otras prioridades.

Actualmente el equipo se encuentra trabajando en una segunda versión;  basada en los comentarios recibidos por los participantes, de igual manera  los investigadores también están buscando una empresa que apoye su producción a gran escala para lograr la aprobación de la FDA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.