El nacionalismo en China se vuelve cada vez más radical

0
55
El nacionalismo en China se vuelve cada vez más radical

Lily Kuo, una periodista residenciada en Beijing, informó al diario The Guardian sobre los peligros del creciente nacionalismo en China. La comunicadora reiteró sobre el amplio espacio televisivo que se le concede a los grupos pro-China; mientras, el gobierno ha tomado una retórica más nacionalista, a la vez que critica y censura a otros países.

Según Kuo, Cada día China toma una postura internacional cada vez más agresiva. Varios países han tomado acción ante las presiones globales del gobierno de Xi Jinping; como la órden del gobierno de los Estados Unidos de cerrar el consulado chino en Houston, Texas. Como respuesta, las autoridades chinas cerraron del consulado de los Estados Unidos en Chengdu. 

El nacionalismo en el país se torna cada vez más agresivo mientras China es atacada en el extranjero por sus detractores. Asimismo, los medios de comunicación conceden un amplio espacio a los nacionalistas. Los grupos contrarios a estos son ignorados, o hasta reprimidos por las autoridades.

Un manifestante grita consignas pro-China fuera del consulado estadounidense en Chengdu.

Kuo resalta las consecuencias del creciente nacionalismo en el país. La postura anti-occidente amenaza con causar fricciones aún más fuertes con otros países. Esto, incluso, podría llevar a China a un enfrentamiento directo con su mayor enemigo, EEUU. Beijing también está en conflicto con el Reino Unido, Australia y Canadá, por temas que van desde Huawei hasta Hong Kong, y ha culpado a Estados Unidos de esas tensiones.

Como China usó el nacionalismo para esconder el virus

Por otro lado, la escritoria y poeta Wang Fang documentó la vida en la zona cero de COVID-19, usando Weibo, el equivalente a Twitter en China. La novelista y poeta de 64 años escribió 60 publicaciones durante 60 días. En ellas relataba cómo era vivir en la ciudad de Wuhan, mientras las autoridades chinas aplicaban la cuarentena

El Diario de Fang Fang, como se llama el documental, se hizo famoso en China, causando fricción entre los nacionalistas y la autora. Pero la hostilidad llegó a principios de abril, cuando se anunció que la obra se traduciría al inglés y al alemán; se venderían como un libro: El Diario de Wuhan.

Los medios estatales, inclinados al nacionalismo chino, rápidamente insinuaron que Fang es una traidora. Muchos ciudadanos la denunciaron por deshonrar a China; además, las amenazas de muerte no dejan de llegarle a la autora.

Las autoridades retiraron su documental de Weibo; Tampoco tardaron en alentar a los sectores nacionalistas a denunciar este tipo de vídeos; todo bajo el pretexto de que se trataba de “información falsa”.

Censura por parte de los medios de comunicación

China prohibió el uso de aplicaciones como Facebook, Twitter y YouTube en 2009. Instagram, WhatsApp Google fueron bloqueados poco después. La periodista Lily Kuo afirmó que The New York Times, Reuters, The Washington Post y docenas de otros periódicos no son accesibles en el país.

Para los ciudadanos chinos, sin embargo, la censura es mucho más profunda. Los canales de noticias, periódicos y redes sociales están bajo la supervisión del Departamento de Propaganda, según Kevin Carrico, profesor titular de estudios chinos en la Universidad de Monash.

No solo hay un ejército de censores humanos que eliminan comentarios y publicaciones que se consideren inapropiados en las redes sociales; Hay una red de inteligencia artificial cada vez más sofisticada. Esta red elimina automáticamente la retórica desaprobada, o que no vaya en favor del nacionalismo chino.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.