Paciente venezolano curado de VIH revela su identidad

0
68
Paciente curado de VIH

En este año 2020, no todos son malas noticias, ya que; se logró curar por segunda vez, a un paciente infectado con VIH; debido a que se le suministró una terapia con células madres. El «paciente de Londres» salió un año después para revelar su identidad: Adam Castillejo.

Castillejo, de 40 años de edad, con una estatura de 1.82m, de cabello largo y oscuro; transmite salud y felicidad. Aunque el tiempo de su tratamiento ha sido doloroso y difícil. No estaba seguro de presentarse al público, pero según él; su historia lleva un poderoso mensaje de optimismo.

“Me encuentro en una posición única, peculiar y de humildad”, dijo. “Quiero ser un embajador de la esperanza”. Así lo dio a conocer el periódico New York Times.

En marzo, los especialistas manifestaron que Castillejo, se había curado de sida; esto tras recibir un trasplante de células madres para combatir su linfoma. Pues su donador portaba una mutación que impedía que el VIH entrara en las células; de tal forma, que el trasplante sustituyo el sistema inmunitario de Castillejo por uno resistente al virus. El procedimiento quirúrgico, estaba planeado para curarlo de cáncer, aunque fue favorable en su caso.

Así mismo, en el año 2008, fue curado con éxito Timothy Ray Brown, el conocido Paciente de Berlín. Vale citar, que los médicos de Castillejo no estaban seguros, así que fueron muy cuidadosos con la palabra «cura »; le llamaron «remisión ».

 Paciente Castillejo cuenta su historia

Castillejo nació en Venezuela. Su padre era de descendencia española y trabajaba de piloto en una empresa de ecoturismo; sus padres se divorciaron cuando él aún era pequeño, así que fue educado por una madre trabajadora. Actualmente vive con él en Londres.

“Ella me enseñó a ser la mejor persona que podía ser, sin importar las circunstancias”, dijo.

Fue diagnosticado con VIH, en el 2003; “recuerdo que cuando me dijeron me invadió el pánico”, manifestó. En ese entonces el diagnostico de VIH, significaba la muerte, y Castillejo apenas tenía 23 años. De este modo, con el apoyo de su pareja en ese momento, Castillejo perseveró.

A tal efecto, que adoptó una vida más saludable; comía bien, hacía ejercicios, corría y nadaba. Después, en 2011 llegó un segundo golpe; había tenido fiebre y unos análisis revelaron que tenía linfoma en etapa IV. .

“Nunca olvidaré mi reacción cuando, una vez más, mi mundo se transformó para siempre”, señaló.

Por lo tanto vinieron años de quimioterapias agresivas. Cada vez que su oncólogo cambiaba sus medicamentos para el cáncer, los infectólogos debían cambiar el tratamiento para el VIH. Afirmó Simon Edwards, quien estaba unido a los dos equipos.

Sin embargo, a finales de 2014, Castillejo desapareció dos semanas antes de Navidad. Sus familiares lo reportaron como persona desaparecida, pensando lo peor. Cuatro días después, apareció en las afueras de Londres; sin recordar como llego hasta allá, ni que había hecho en ese tiempo.

Las buenas noticias

En la primavera de 2015, un amigo cercano lo ayudó y juntos buscaron alternativas. En internet, se enteraron de que en Londres estaba Ian Gabriel; un médico experto en trasplantes de médula ósea para el tratamiento contra el cáncer. Debido al esfuerzo, Castillejo dijo “estamos hoy aquí. Uno nunca sabe”.

Luego, una semana más tarde se reunió con el médico Gabriel, éste intento aprovechar por tercera vez las células madres de Castillejo, pero no tuvo éxito. No obstante, Castillejo fue compatible con varios donantes; incluyendo un alemán quien portaba una mutación la cual bloquea la entrada del virus.

“No quiero que la gente piense que yo fui elegido”, afirmó. “No, solo sucedió. Estaba en el lugar adecuado, quizá en el momento adecuado, cuando esto ocurrió”.

Con la posibilidad de ser una cura para el VIH, el caso gano fama rápidamente. Edwards, invitó a participar a Gupta, un colega suyo y uno de los pocos virólogos de Londres. Gupta empezó a vigilar el nivel de VIH de Castillejo. Al fin, recibió el trasplante el 13 de mayo de 2016.

Después de un año, comenzó a recuperar fuerzas poco a poco. Su último tratamiento antirretroviral fue en octubre de 2017. En marzo de 2019, Gupta le dio la noticia de que estaba curado.

Ni él ni Castillejo estaban preparados para lo que pasó luego. Gupta se encontró de repente estrechando la mano de docenas de asistentes. Castillejo se sintió abrumado de revelar su identidad, pero después empezó a visualizar el optimismo de su caso.  Fue hasta ahora,en marzo del 2020, un año después de ser curado que Castillejo dio a conocer su nombre real; dice que “LP” es su identidad de “trabajo” y está decidido a vivir su vida privada al máximo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.