Senado: Contactos de la campaña de Trump con Rusia son una grave amenaza

0
69
ARCHIVO - En esta fotografía de archivo del 21 de marzo de 2018, el vicepresidente del Comité de Inteligencia del Senado, Mark Warner, demócrata por Virginia, a la izquierda, y el presidente Richard Burr, RN.C., celebran una audiencia para examinar los esfuerzos para asegurar los sistemas electorales estatales y salvaguardar contra la intromisión extranjera en las elecciones, en Capitol Hill en Washington. El comité de inteligencia del Senado concluyó que el Kremlin lanzó un esfuerzo agresivo para interferir en la contienda presidencial de 2016 en nombre de Donald Trump. El panel liderado por republicanos publicó el martes su quinto y último informe en su investigación sobre la interferencia electoral. (Foto AP / J. Scott Applewhite)

(Con información de AP). Las interacciones de la campaña de Trump con los servicios de inteligencia rusos durante las elecciones presidenciales de 2016 plantearon una “grave” amenaza de contrainteligencia. Según el Senado.

Así concluyó el martes un panel del Senado que detalló cómo los asociados de Donald Trump tenían contacto regular con los rusos y esperaban beneficiarse de la ayuda del Kremlin.

El informe es la culminación de una investigación bipartidista que produjo lo que el comité llamó “la descripción más completa hasta la fecha de las actividades de Rusia y la amenaza que representaban“. La investigación duró más de tres años, ya que los líderes del panel dijeron que querían documentar a fondo el ataque sin precedentes a las elecciones estadounidenses.

Informe liderado por los republicanos

El informe de casi 1.000 páginas, el quinto y último del comité de inteligencia del Senado, liderado por los republicanos sobre la investigación de Rusia, detalla cómo Rusia lanzó un esfuerzo agresivo para interferir en las elecciones en nombre de Trump.

Jefe de campaña de Trump en contactos con Rusia

El informe dice que el jefe de la campaña de Trump tenía contacto regular con un oficial de inteligencia ruso; y que otros asociados de Trump estaban ansiosos por explotar la ayuda del Kremlin. Particularmente maximizando el impacto de la divulgación de correos electrónicos demócratas pirateados por oficiales de inteligencia rusos.

Entre las secciones más llamativas del informe se encuentra la descripción que hace el comité de la relación estrecha y profesional entre el ex jefe de la campaña de Trump, Paul Manafort, y Konstantin Kilimnik; a quien el comité describe como un oficial de inteligencia ruso.

En conjunto, el acceso de alto nivel de Manafort y su voluntad de compartir información con personas estrechamente afiliadas a los servicios de inteligencia rusos, en particular Kilimnik, representaron una grave amenaza de contrainteligencia“, dice el informe.

El informe señala cómo Manafort compartió los datos internos de las encuestas de la campaña de Trump con Kilimnik; y dice que hay “alguna evidencia” de que Kilimnik pudo haber estado relacionado con el esfuerzo de Rusia para piratear y filtrar los correos electrónicos demócratas.

Aunque esa información está redactada. El informe también dice que “dos piezas de información” plantean la posibilidad de una posible conexión de Manafort con esas operaciones, pero lo que sigue se vuelve a ocultar.

Ambos hombres fueron acusados ​​en la investigación de Mueller, pero ninguno fue acusado de ningún vínculo con la piratería.

Un abogado de Manafort, Kevin Downing, dijo el martes que la información fue sellada a pedido del equipo de Mueller; “refuta por completo cualquier cosa que el comité de inteligencia esté tratando de suponer”. Añadió: “Parece una conjetura completa”.

Trump es desmentido por el informe

Los hallazgos, que incluyen interacciones furtivas entre asociados de Trump y operativos rusos; se hacen eco en gran medida de los de la investigación sobre Rusia del fiscal especial Robert Mueller. Y parecen repudiar las afirmaciones del presidente republicano de que el FBI no tenía base para investigar si su campaña estaba conspirando con Rusia.

Trump, quien en repetidas ocasiones ha calificado las investigaciones de Rusia como un “engaño”, dijo el martes que “no sabía nada” del informe, ni de Rusia o Ucrania. Dijo que no tenía “nada” que ver con Rusia.

Si bien la de Mueller fue una investigación criminal, la investigación del Senado fue un esfuerzo de contrainteligencia; con el objetivo de asegurar que tal interferencia no vuelva a ocurrir. El informe emitió varias recomendaciones en ese frente; incluido que el FBI debería hacer más para proteger las campañas presidenciales de la interferencia extranjera.

Otras dos investigaciones en curso

El informe fue publicado cuando otros dos comités del Senado, Judicial y de Seguridad Nacional, realizan sus propias revisiones de la investigación de Rusia; con miras a descubrir lo que dicen que fue una mala conducta del FBI; en los primeros días de la investigación.

Un fiscal designado por el fiscal general William Barr, que considera la investigación de Rusia con escepticismo, reveló su primer cargo penal el viernes contra Kevin Clinesmith; un ex abogado del FBI; quien planea declararse culpable de alterar un correo electrónico del gobierno.

Hijo de Trump investigado

Al igual que Mueller, el comité revisó una reunión que tuvo el hijo mayor de Trump, Donald Trump Jr., en junio de 2016; con un abogado ruso que creía que tenía conexiones con el gobierno ruso; con el objetivo de recibir información perjudicial para la oponente de su padre, la demócrata Hillary Clinton.

El panel del Senado dijo que evaluó que la abogada, Natalia Veselnitskaya, tiene “conexiones significativas con el gobierno ruso; incluidos los servicios de inteligencia rusos”, al igual que otro participante en la reunión, Rinat Akhmetshin.

El panel dijo que descubrió conexiones que eran “mucho más extensas y preocupantes de lo que se había conocido públicamente“; particularmente con respecto a Veselnitskaya. En un comunicado, Akhmetshin dijo que fue “exonerado, una vez más, de la falsa afirmación de que soy un espía de Rusia“.

Falsas teorías levantadas por Rusia

El informe tampoco encontró evidencia confiable de la suposición de Trump de que Ucrania interfirió en las elecciones; pero sí rastreó algunos de los primeros mensajes públicos de esa teoría a Kilimnik; y dijo que fue difundida por representantes del gobierno ruso que buscaban desacreditar las investigaciones sobre interferencia rusa.

El comité dijo que la campaña de mensajes duró hasta “al menos enero de 2020”; después que la Cámara de Representantes acusó a Trump, por presionar a funcionarios ucranianos para que investigaran a la familia del demócrata Joe Biden.

Durante ese esfuerzo, algunos republicanos, incluido Trump, argumentaron que Ucrania se estaba entrometiendo, no Rusia. Trump fue absuelto por el Senado.

Informe sin conclusiones finales

El informe deliberadamente no establece una conclusión final, como lo hizo Mueller; y como lo hizo el informe de 2018 del comité de inteligencia de la Cámara de Representantes; sobre si había pruebas suficientes que la campaña de Trump se coordinó con Rusia para influir en las elecciones, dejando sus hallazgos abiertos a una interpretación partidista.

Declaración republicana adicional

Varios republicanos en el panel presentaron “puntos de vista adicionales” al informe; diciendo que debería declarar más explícitamente que la campaña de Trump no se confabuló con Rusia. Dicen que si bien el informe muestra que el gobierno ruso “se entrometió inapropiadamente” en las elecciones, “el entonces candidato Trump no fue cómplice“.

Republicanos que no firmaron la declaración

ARCHIVO – En esta foto de archivo del 21 de marzo de 2018, el senador Marco Rubio, republicano por Florida, izquierda, acompañado por la senadora Susan Collins, republicana por Maine, derecha, habla ante una audiencia del Comité de Inteligencia del Senado sobre seguridad electoral en Capitol Hill en Washington. El comité de inteligencia del Senado concluyó que el Kremlin lanzó un esfuerzo agresivo para interferir en la contienda presidencial de 2016 en nombre de Donald Trump. El panel liderado por republicanos publicó el martes su quinto y último informe en su investigación sobre la interferencia electoral. (Foto AP / Andrew Harnik)

El presidente interino del Partido Republicano, el senador de Florida Marco Rubio, firmó esa declaración; pero el presidente que dirigió la investigación, el senador de Carolina del Norte, Richard Burr, no lo hizo. Burr se hizo a un lado a principios de este año cuando el FBI estaba examinando sus ventas de acciones. Otro miembro del comité republicano, la senadora de Maine Susan Collins, tampoco firmó la declaración republicana.

Burr, quien presentó el informe antes de hacerse a un lado, a menudo se enfrentó a críticas de sus colegas republicanos; por trabajar con los demócratas en la investigación y por convocar a testigos sensibles, como Trump Jr.

El principal demócrata del panel, el senador de Virginia Mark Warner, elogió a Burr por seguir con la investigación; a pesar de las críticas de todas partes. Dijo que Burr “trató de mantenerse fiel a esa estrella del norte de ‘vamos a sacar todos los hechos'”.

Warner dijo que el informe fue diseñado para “permitir que cada estadounidense haga su propio juicio“.

Declaración demócrata adicional

Un grupo de demócratas en el panel presentó sus propios puntos de vista; diciendo que el informe “muestra sin ambigüedades que los miembros de la campaña de Trump cooperaron con los esfuerzos rusos para que Trump fuera elegido“. Warner no se adhirió a esa declaración.

Senador independiente no firmó declaración demócrata

El senador de Maine Angus King, un independiente que forma parte de los demócratas, no firmó esa declaración; y dijo que creía que el informe debería ser bipartidista. Pero dijo en una entrevista que cree que el informe es una “advertencia”.

El informe “no es un engaño“, dijo King. “Es solo un conjunto más de hechos que es difícil de ignorar”.

Conclusiones del informe Mueller

Mueller, concluyó en su informe publicado el año pasado que Rusia interfirió en las elecciones; mediante piratería y una campaña encubierta en las redes sociales; y que la campaña de Trump acogió la ayuda y esperaba beneficiarse de ella. Pero Mueller no acusó a ningún asociado de Trump de conspirar con los rusos.

Fallas del informe del Senado y del FBI

El informe del Senado falló en aspectos de la investigación del FBI; sugiriendo, por ejemplo, que los agentes no respondieron rápidamente al pirateo de los servidores de correo electrónico del Comité Nacional Demócrata.

El informe también criticó la confianza del FBI en la investigación de la oposición sobre los vínculos de Trump con Rusia; que fue compilada por un exespía británico, Christopher Steele, cuyo trabajo fue financiado por demócratas.

El comité encontró que el FBI dio a Steele “acusaciones de credibilidad injustificada”; ya que se basó en el expediente de investigación para buscar la aprobación de la corte para intervenir el exasesor de campaña de Trump, Carter Page. Dice que muchas de las acusaciones del expediente permanecen sin corroborar; “casi cuatro años después de que Steele entregó el primero de estos memorandos”.

Una investigación separada del inspector general del Departamento de Justicia también culpó al FBI por errores y omisiones relacionados con el expediente Steele.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.