Venezuela: de país a cementerio

2
94

Para nadie es un secreto que Venezuela, es uno de los países más hermosos del mundo; con un clima privilegiado y con los paisajes naturales más espectaculares e impactantes. Venezuela, el país donde consigues todo a pocos kilómetros de distancia, playa, selva, desierto, nieve y ciudad. Sin embargo; en los últimos 20 años, se ha ido deteriorando a tal punto que;  sus sitios más emblemáticos parecen un cementerio abandonado.

En las últimas semanas, se han presentado denuncias con respecto a La Ciudad Universitaria de Caracas; la cual el 2 de diciembre de 2001; fue declarada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura  (UNESCO por sus siglas en ingles);  Patrimonio de la Humanidad, y como tal incorporada en la lista correspondiente de ese Organismo de la; Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Las denuncias, con respecto a la Universidad Central de Venezuela (UCV): radican en su deterioro estructural, y a su vez en la tala de árboles, que ahora se inicia en este importante recinto de la ciudad capitalina.

En el siguiente reportaje; ampliaremos esta y otras denuncias que se han venido suscitando con respecto al preocupante deterioro de Venezuela en los último años.

En palabras de Gustavo Izaguirre, decano de la Facultad de Arquitectura de la UCV:

“Es un síntoma de más de 20 años en los que el gobierno ha ido progresivamente eliminando la inversión de la educación pública universitaria”.

UCV

Universidad Central de Venezuela cayéndose a pedazos

El patrimonio cultural y natural forman parte de la idiosincrasia de un país, la UCV se caracteriza por tener ambos en armonía. Admirada por muchos, y respetada por los que hacen vida en esta importante Universidad, añorada por aquellos que pasaron gran parte de su vida forjándose un futuro mejor.

Hoy día, solo quedan sentimientos de repudio y dolor ante el deterioro que presentan las obras arquitectónicas; construidas según el proyecto del arquitecto venezolano Carlos Raúl Villanueva,​ entre 1940 y 1960 en los terrenos de la Hacienda Ibarra, propiedad donada por el Libertador Simón Bolívar.

El 17 de junio del presente  año, el desplome del techo del pasillo cubierto a la altura de la biblioteca de la Facultad de Ingeniería, fue tendencia en las redes sociales. Afortunadamente los daños fueron  solo materiales, y no hubo victimas que lamentar.

Techo
Desplome del techo en los pasillos de la UCV

Una herida más para Caracas

Semanas después, la ciudad capitalina tiene una herida más, tras la tala de los sauces llorones ubicados en la plaza de Las Tres Gracias, lo cual genera indignación entre los ciudadanos que frecuentan el lugar.

Egresados, estudiantes y ambientalistas han manifestado su rechazo a esta medida que sorprendió a los caraqueños en la tarde del viernes 17 de julio. La noticia se supo gracias a una denuncia en redes sociales.

Estos árboles fueron traídos de Argentina en 1970 y mantenían un equilibrio con la estructura de la plaza creada en 1935. Las personas piden explicaciones a las autoridades del gobierno de Distrito Capital y han manifestado su deseo de replantar los árboles.

sauces
Sauce Llorón talado

El biólogo Carlos Peláez asegura que la legislación venezolana impide cortar árboles sin un permiso emitido por alguna alcaldía, así lo explicó en una entrevista concedida al portal de noticias Efecto Cocuyo.

“¿Qué pasó en este caso? Nadie sabe. No hay manera de hacer a nadie responsable por esto, pero quitar árboles sin permiso es un crimen”, declaró Peláez

 El también miembro de la ONG Provita explica que debe existir una compensación en el medio ambiente, por lo que si se tala un árbol, se tendrían que sembrar entre 4 y 8 nuevos árboles en el lugar.

“Si se cortaron esos tres árboles, ¿dónde se están sembrando los árboles para compensar?”, se pregunta Peláez. Además, asegura que; como usuario de la zona donde está ubicada la plaza Las Tres Gracias; él no encuentra razones ni justificación para la tala de los sauces llorones.

las tres gracias
Plaza las Tres Gracias antes de la tala de los Sauces
Las Tres Gracias
Plaza Las Tres Gracias en la actualidad

Estas son solo algunas denuncias del estado deplorable en el que se encuentra la UCV. Desde el 2016 la Ciudad Universitaria intenta sobrevivir, en medio de la crisis venezolana, y sus estudiantes se arriesgan por la inseguridad que también la amenaza.

Médanos de Coro: la diversión amenaza al desierto

Mientras somos privilegiados; por tener un desierto en nuestro país; muchos “venezolanos” deciden divertirse a costa de la destrucción del Parque Nacional los Médanos de Coro. Los turistas, realizan actividades que dañan el ambiente como  son las competencias de off road en vehículos 4×4 sobre los médanos.

Esto pese al reglamento que debe darse a cumplir por policías, militares y trabajadores de INPARQUES. El deterioro del ecosistema se va dando poco a poco, pero aún así afecta en gran magnitud la biodiversidad del parque.

Médanos
Médanos de Coro

Las actividades que realizan los turistas, genera en el caso de la fauna, una migración de la misma hacia otros poblados en busca de un mejor hábitat o incluso en el peor de los casos, la extinción de las especies, todo esto debido a que los vehículos causan erosión en los suelos, deforestación y contaminación tanto ambiental como sónica.

Ahora bien; la flora con el pasar del tiempo podría desaparecer, debido a los residuos de hidrocarburos que contaminan  este espacio, con el bote de aceites y líquidos de frenos, además de los sedimentos procedentes del asfalto por el que transitaron los autos con anterioridad.

Todo esto; es una prueba del incumplimiento de leyes; puesto que el Ministerio Público, de acuerdo con lo establecido en el artículo 24 de la Ley Penal del Ambiente;  dio prohibición a la entrada de vehículos a motor; tales como: buggies, motos de tres y cuatro ruedas, entre otros autos, a los linderos del Parque, por lo que; solo se permite que estacionen los mismos en las adyacencias.

En el siguiente vídeo; cortesía del portal El Pitazo; podemos apreciar como Funcionarios del Gobierno venezolano no dan el ejemplo para que otros cuiden los monumentos naturales con los que ha sido bendecido nuestro país.

Buggies
Vehículos prohibidos en el Parque Nacional Médanos de Coro

Jardín Botánico el pulmón con cáncer de Caracas

Entre la falta de agua y electricidad que se apodera cada vez más de Venezuela; los trabajadores del Jardín Botánico, considerado el pulmón de la ciudad; han tenido que librar una dura batalla para poder rescatar lo poco que queda de las más de 2600 especies de flora que albergan estos espacios, otro Patrimonio de la Humanidad declarado por la Unesco, a punto de morir.

 

Jardín Botánico
Jardín Botánico antes de su deterioro
Laguna
Laguna con la forma del Mapa de Venezuela

La gerente de administración del instituto Jardín Botánico de Venezuela, Gladys Vergel, explicó que el jardín no cuenta con entradas de agua independiente;“anteriormente el líquido se bombeaba desde las instalaciones de la UCV. Sin embargo, tras los apagones, las bombas resultaron afectadas”, acotó.

La laguna principal, con forma del mapa de Venezuela;  necesita permanentemente un millón de litros de agua; para mantener el nivel necesario de conservación de las fragantes y coloridas plantas acuáticas; que desprendían, aromas de lavanda y frutas tropicales; con azules, rojos, naranjas y morados, que resaltaban a la vista, provenientes de Asia, África y América.

laguna
Parte de la Laguna Muriendo
laguna muerta
La realidad de Venezuela en una foto

Delincuencia sin limites

Aunado a esto; el año pasado, el Jardín, fue víctima de la delincuencia, perdió otra parte de las especies de sus viveros; en una ola de saqueos, que lo dejaron sin electricidad, computadoras, aires acondicionados, cables; y estructuras que servían de residencias y oficinas para los trabajadores.

El parque, no solo alberga plantas; dentro de sus instalaciones,  se encuentra una gran biblioteca y el herbario nacional;  con registros y muestras de 450.000 especies de plantas de toda Venezuela;  que no pueden ser almacenadas de manera adecuada,  por falta y fallas de las instalaciones.

«‘Hemos hecho de todo para preservar las muestras. Si desaparece esa información no la vamos a recuperar. Con las altas temperaturas, los insectos comienzan a comerse los papeles y las plantas’, Yaroslavis Espinoza, jefa del centro de investigación y desarrollo del Instituto Experimental Jardín Botánico de la UCV. Un país vuelto cementerio

herbario
Herbario antes
herbario 1
Herbario después 
La sequía de un Jardín
La destrucción del Jardín Botánico

Y así, entre un puente que se hunde en el Lago de Maracaibo; un Waraira Repano, que llora a los pies del valle de Caracas; Parques que no divierten, sino que entristecen, fauna que pide a gritos ser salvada; Teatros que solo cuentan obras de miseria, se encuentra una Venezuela convertida en un cementerio, acabada por los gobiernos que juraron defenderla  y protegerla; y por los propios venezolanos que dicen tanto quererla.

Colaboradores:

Yreanna Domínguez L

Gabriel Grau

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.